Una aventura por los manglares

Conversamos sobre los manglares con Mark Spalding, científico marino principal trabajando con TNC.

 -¿Por qué los manglares son tan especiales?

¡Los manglares son los únicos árboles que pueden crecer en agua salada!

-¿Por qué son importantes para las personas?

Millones de personas dependen de los manglares, especialmente los países más pobres. Los manglares proveen productos de madera como leña y carbón además de alimentos como moluscos, cangrejos y pescado, por lo general en lugares donde no existen prácticamente otros recursos o alternativas económicas. Los manglares también protegen a las comunidades costeras de tormentas e inundaciones al evitar la erosión y reducir las olas peligrosas y los movimientos, generalmente letales, de los deshechos durante las tormentas. Los manglares son increíblemente productivos y la lista de beneficios es aún más larga, ya que incluye la recreación, la purificación del agua, la absorción de carbono, la producción de miel, medicinas y más.


-Cuéntanos sobre alguna experiencia interesante que hayas vivido en un manglar.

He vivido grandes aventuras en los manglares trabajando en el World Atlas of Mangroves y en otras investigaciones. Adoro caminar y hacer kayak por los manglares y transportarme inmediatamente a otro mundo. Incluso en espacios urbanos muy poblados un área de manglares es una experiencia en la naturaleza. Sorteando y avanzando sobre raíces y ramas, de repente te encuentras en un lugar donde el aire es quieto y sólo se escuchan cangrejos y pájaros, y agua goteando. Los peces del fango y los cangrejos violinistas se escabullen en todas las direcciones, pero si te sientas tranquilo por unos pocos minutos, allí aparecen. Es ahí que puedes ser testigo de la increíble complejidad de la cadena alimenticia.

En algunos lugares, por lo general cerca de arrecifes de coral, los manglares crecen en agua limpia — y así, ¡puedes explorarlos debajo del agua! Aldabra Atoll en las Seychelles son las Galápagos del Océano Índico— islas repletas de las tortugas gigantes más grandes del mundo y de aves. Las mareas altas de esta parte del mundo entran y salen de la laguna encerrada como ríos, mientras los canales se alinean con los manglares.

Hacer esnórquel aquí es emocionante — no puedes evitar la corriente y eres arrastrado por agua turquesa. Luego, en los márgenes del canal una misteriosa red de raíces detiene el caudal. Se observan pequeños árboles casi completamente sumergidos y hermosos pargos amarillos y los peces damiselas a rayas brillantes merodeando entre las ramas y el follaje. Parece una escena de Alicia en el País de las Maravillas — los árboles están debajo del agua y los pájaros se convierten en peces. Es una oportunidad fantástica para ser testigo de por qué los manglares son tan especiales: la mitad del día lo habitan pájaros e insectos; la otra mitad del día, peces y crustáceos.

-¿Qué podemos hacer para mantener los manglares sanos?

 Los manglares son resistentes y oportunistas — sobrevivirán aunque casi no tengan posibilidad. E incluso si no lo hacen, pueden ser recuperados con una facilidad sorprendente. Debemos protegerlos y recuperarlos, sin embargo los argumentos para hacerlo están completamente estancos. De hecho, los beneficios económicos directos por mantenerlos en su lugar son tantos que es loco dejar que desaparezcan.

Claro que la gestión activa sigue siendo importante. A medida que el aumento del nivel del mar comience a afectar las costas, también tendremos que hacerles nuevo espacio a los manglares. Si no lo hacemos, se meterán entre los mares crecientes y entre las tierras ocupadas por el hombre. No podemos construir diques en todas partes, y será más económico en muchos lugares retirarse un poco de las costas y dejar que la naturaleza siga su curso. Si reconocemos y aceptamos esta situación, permitiremos que los manglares migren naturalmente tierra adentro con el aumento del nivel del mar. Y nosotros notaremos, a su vez, que los manglares realmente desaceleran el ritmo de erosión y de inundación y al mismo tiempo nos siguen ofreciendo alimento, madera y lugares de gran belleza y asombro.