Pregúntale al conservacionista
¿por qué es importante la biodiversidad?

En términos generales, todos dependemos de los beneficios que la naturaleza nos provee. Consideremos solo un ejemplo: si quieres beber agua limpia, entonces en muchos casos, dependes de bosques sanos y humedales aguas adentro que filtran el agua antes de que lleguen a los reservorios. Millones de personas en América Latina beben agua que TNC ayuda a purificar a través de nuestros fondos de agua, donde los usuarios de agua urbanos colaboran para proteger y recuperar las áreas naturales de aguas adentro. Estos beneficios de la naturaleza dependen fundamentalmente de la biodiversidad, y si se pierden las especies críticas, entonces estos beneficios desaparecerán.

Las relaciones entre la biodiversidad y los beneficios que recibimos de la naturaleza son, con frecuencia, sutiles, y los conservacionistas no pueden pretender entender todas ellas. Por ejemplo, las nutrias marinas casi caen en extinción en la costa californiana a causa de los comerciantes que querían vender sus pieles. Este hecho causó un auge inintencionado de erizos de mar—a las nutrias marinas les gusta comer erizos y, sin las nutrias, la población de erizos creció notablemente. Los erizos de mar se alimentan de algas marinas. En consecuencia, estas criaturas se comieron gran parte de los bosques de algas. Sin los bosques de algas, se perdieron muchas otras especies o disminuyeron drásticamente en abundancia, incluso algunas especies que a la gente le gustaba pescar.

Los biólogos conservacionistas tienen reglas de oro para definir qué especies son las más importantes. El bosque de algas marinas es considerado una "especie fundadora”, ya que su biomasa forma la estructura primaria del ecosistema de la que dependen muchas otras especies. La nutria marina es denominada "especie clave", porque sin ellas el ecosistema se caería y adoptaría una estructura radicalmente diferente. En general, la pérdida de una especie fundadora o clave causará un cambio aún mayor en el ecosistema y, por lo tanto, un cambio mayor en los beneficios que recibimos de la naturaleza.

No obstante, los biólogos conservacionistas no pueden predecir con anterioridad qué ocurrirá cuando se remueve una determinada especie del ecosistema. Ya es conocida la analogía del remache con la que se describe esta situación. Imagina que estás sentado en un avión que vuela en el aire, y miras por la ventana y ves remaches que comienzan a desprenderse y caer del ala. Las alas de los aviones están sobredimensionadas, por lo que dicha ala puede perder un número considerable de remaches antes de que se desprenda completamente. Curiosamente, los ingenieros tendrán dificultad en descubrir exactamente cuántos remaches podrían perderse antes de que se desprenda un ala, pero pueden estar seguros de que si los remaches continúan soltándose en algún punto el ala se caerá.

La situación es similar para la biodiversidad y los beneficios que recibimos de la naturaleza: si continuamos removiendo especies de un ecosistema, en algún punto perderemos la mayoría de los beneficios naturales de ese lugar, pero no sabremos exactamente qué especies resultarán críticas.

¿Cómo podemos conciliar la protección de la biodiversidad con el bienestar humano? No existe necesariamente un conflicto entre la protección de la diversidad de la vida y el cuidado del sustento a largo plazo de las personas. TNC, a menudo, lleva a cabo proyectos en “paisajes trabajados”, que buscan conciliar las necesidades humanas y el medio ambiente natural. Trabajamos con las compañías de madera para encontrar maneras sostenibles de cosechar al mismo tiempo que se defiende esa tierra del desarrollo urbano, como en el Proyecto de Conservación de los Bosques Sureños (Southern Forests Conservation Project). De modo similar, trabajamos con los rancheros o hacendados ganaderos para mantener la salud del campo y, a la vez, evitar el crecimiento suburbano, como lo hacemos con el Malpai Borderland Group. Una buena administración es, por lo general, compatible con la conservación del sustento de las personas.

Hay casos, sin embargo, donde el provecho o ganancia personal de algunos individuos a corto plazo es inconsistente con la salud del paisaje a largo plazo. En estos casos, TNC interviene para intentar encontrar una solución duradera. Somos la voz de la biodiversidad de la Tierra, en busca de su preservación para generaciones futuras.