Invertir en infraestructura natural...¿puede asegurar el agua?

Los factores naturales y humanos favorecen la escasez de agua. Las sequías extremas—efecto del cambio climático —y la degradación de los ecosistemas, por ejemplo, son factores que afectan gravemente la seguridad hídrica regional.

El 80 por ciento de los habitantes de los países latinoamericanos vive en ciudades.  Sin embargo, el agua que consumen generalmente proviene de las montañas o zonas rurales, es decir, de las cuencas o los sistemas de ríos, arroyos y otras afluentes que la filtran de ecosistemas como los bosques o los páramos.

Los acuíferos y los sistemas naturales que hacen posible que las personas, las empresas y cualquier otro tipo de usuario tengamos acceso a este recurso vital son lo que conocemos como infraestructura natural.  Invertir en este tipo de infraestructura es una opción costo-efectiva para asegurar el agua en calidad y cantidad.

Un reporte dado a conocer por TNC ha identificado 25 ciudades latinoamericanas con un alto potencial para asegurar el agua mediante inversiones en infraestructura natural.  Gracias al apoyo del Consejo de Conservación para América Latina  y una amplia red de socios a nivel regional, se recolectó información útil para maximizar el impacto de inversiones para priorizar áreas de conservación capaces de capturar en infiltrar el agua, reducir sedimentos o regular flujos naturalmente.

Para conocer más sobre el reporte, ingresa aquí: 25 ciudades: Una oportunidad para la seguridad hídrica.

Para conocer más sobre las soluciones naturales, como los Fondos de Agua, que TNC ayuda a implementar junto con sus socios, visita: http://www.fondosdeagua.org/