Fantástico y macabro

Todos los días son Halloween si sabes dónde mirar dentro de la naturaleza.

La naturaleza no necesita un disfraz para evocar pensamientos de fantasmas y duendes. En honor a la fecha, conoce algunas de las más fantásticas y macabras criaturas.

Bosques fantasmales

Las reservas de la costa este de Maryland están llenas de pequeños fantasmas que se balancean y se contonean para espantarte. Se trata de áfidos bugui-bugui que, en realidad, son de un color azul traslúcido, pero cubiertos de una pelusa cerosa que impide que los depredadores se los coman. Viven en grupos en las hayas estadounidenses, y les dan a las ramas de estos árboles una apariencia esponjosa.

Como otros áfidos, los bugui bugui secretan melazo. Este excremento pegajoso y dulce está asociado exclusivamente con un hongo llamado fumagina, que vuelve a las ramas negras. Los áfidos y la fumagina rara vez causan daño a la planta, sino que simplemente le da una atmósfera escalofriante al bosque.

¿Qué dice el zorro?

Generalmente asociados a la astucia y al engaño, el zorro colorado tiene un extenso vocabulario de más de 40 aullidos. Con frecuencia se confunden a la noche, ya que muy pocos asocian estos chillidos que erizan la piel con un hermoso y astuto zorro.

Aliméntame, Seymour

Para aquellos insectos en busca de un lugar donde aterrizar, la planta jarra parece el oasis perfecto. Desafortunadamente para el confiado invertebrado, estas hermosas plantas con aroma dulce esconden una característica de supervivencia única -son carnívoras. Los bichos resbalan y se deslizan dentro del tubo donde pelitos que apuntan hacia abajo hacen imposible la escapatoria. Los insectos terminan en piletas de enzimas donde los digieren lentamente.

Se pueden encontrar cuatro especies de plantas jarra en la reserva Green Swamp Preserve de Carolina del Norte, hogar de una de las poblaciones más diversas de plantas carnívoras del mundo. El ciclo de vida de esta reserva está relacionado, en parte, con los incendios. Los incendios de baja intensidad de una quema controlada destruyen la abundante vegetación y crean espacios abiertos soleados donde las plantas jarra sobreviven.

¡Santa naturaleza, Batman!

Como criaturas de la noche, los murciélagos son, sin duda, los favoritos de Halloween. Lo que es verdaderamente aterrador es la desaparición devastadora de los murciélagos. Una enfermedad denominada síndrome de la nariz blanca ha matado más de 6 millones de murciélagos que se encontraban hibernando en cuevas en el este de los Estados Unidos y Canadá.  A pesar de esta terrorífica estadística, hay una razón para tener esperanza. En Tennessee, TNC está trabajando en soluciones innovadoras para combatir el síndrome de la nariz blanca. Desde cuevas artificiales que pueden ser desinfectadas contra este hongo que causa el síndrome, hasta biocontroles basados en las bacterias que pueden tratar la enfermedad, hay esperanza de que podamos evitar la extinción y permitir que la población de murciélagos sanos repunte.

Maestros del engaño

Algo con el nombre de polilla franela puede dar una imagen de comodidad y abrigo durante los meses de invierno. Y como orugas ciertamente no parecen que pudieran causar incomodidad a nadie. Pero estos adorables, velludos bichos pueden ser el Jekyll y Hyde del bosque. Cada uno de los vellos de la oruga contiene pinches venenosos que causan una erupción  y ronchas punzantes y dolorosas cuando nada —ni nadie— se pone en contacto con ellas. Las polillas franelas son comunes en el sur y este de los Estados Unidos y se alimentan de árboles de hojas caducas como los robles.

¿Quién va ahí?

Las garzas brujas frecuentan los bosques con su estilo particular. Parecen sentarse inclinadas, vestidas con una cama oscura, esperando a que pequeños peces, cangrejos o ranas naden por allí. Las caminatas nocturnas y los campamentos pueden volverse aterradores cuando estos pájaros llaman. Hacen un sonido estridente que atraviesan el silencio de la noche.