Declaración de The Nature Conservancy sobre el acuerdo de París

Tras dos intensas semanas de negociaciones donde se reflexionó sobre veinte años de debates sobre el clima, los representantes de casi 200 países lograron consenso en el Acuerdo de París.

Después de dos intensas semanas de negociaciones, reflejo de 20 años de discusiones sobre cambio climático, representantes de casi 200 países alcanzaron el Acuerdo de París.
 
Andrew Deutz, director de relaciones gubernamentales de The Nature Conservancy (TNC), dijo que “este acuerdo sin precedentes en un parteaguas en el camino hacia una economía baja en carbono, un camino forjado por innovación continua en los sectores de tecnología, energía, finanzas y conservación.  Después de años de trabajo, el acuerdo es una afirmación de un nuevo paradigma de cooperación global para atender el cambio climático que apunta hacia un futuro más próspero, sano y seguro.
 
“Durante el último año, los países del mundo fueron capaces de generar el conjunto de condiciones más ambicioso e integral para reducir emisiones jamás visto.  Esto abona de manera esencial a las acciones globales.  El Acuerdo de París asegura un proceso formal para hacer ajustes continuamente, como un trinquete, cada 5 años hasta resolver los retos del cambio climático.  El acuerdo también incluye previsiones para fortalecer la rendición de cuentas, integridad ambiental y aumentar la escala del financiamiento a los países en desarrollo”.
 
Duncan Marsh, director de política climática internacional de TNC agregó que “el Acuerdo de París asegura el papel de los mecanismos de mercado, lo cual debería acelerar la asignación de capital privado a acciones climáticas.  De hecho, el Acuerdo de París es una señal de que el mundo está en una ruta sin retorno hacia una economía baja en carbono, lo cual delineará las inversiones en las próximas décadas.
 
El acuerdo también reafirma el papel importante que juegan los ecosistemas, la biodiversidad y el uso de suelo en reducir los gases de efecto invernadero y en ayudar a las comunidades y a los países a reducir riesgos y adaptarse a los impactos del cambio climático.  También promueve un manejo sustentable del territorio, el cual puede ir desde la conservación y restauración de los bosques hasta mejorar los sistemas agrícolas”.
 
“Más allá del acuerdo en sí mismo, comentamos que el presidente Hollande y nuestros anfitriones franceses, movilizaron con maestría su enorme capacidad diplomática alrededor del mundo el último año para que este momento fuera posible”, agregó Andrew Deutz.  “El acuerdo alcanzado este día, en combinación con la totalidad de anuncios sin precedentes sobre nuevas inversiones y acciones de largo alcance por parte del sector privado y gobiernos subnacionales, son una señal de que el mundo está en una ruta histórica para proteger el planeta a favor de la generaciones futuras.  A partir de mañana nos subiremos las mangas y continuaremos la dedicación de nuestros esfuerzos a acelerar la transición a un futuro bajo en carbono”.