10 innovaciones que están cambiando la conservación

A modo de homenaje por el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado el 5 de junio  — un día destinado a generar más consciencia mundial para que la gente adopte medidas concretas para proteger la naturaleza y el planeta tierra — les ofrecemos esta lista de algunos de los avances tecnológicos más útiles e inspiradores que están ayudando a la conservación.


1.    Inteligencia Artificial para Detectar la Deforestación

¿Cómo pueden los conservacionistas monitorear la pérdida de bosques en enormes extensiones de América Latina? Muchos gobiernos se están volcando a Terra-i, un programa de inteligencia artificial que usa datos de precipitaciones en tiempo real para predecir qué tan verde debe estar un hábitat determinado — y luego compara esa predicción con las imágenes del hábitat provenientes de un satélite de monitoreo terrestre. Las diferencias en el verde entre lo que se predijo y lo que se observa —calculadas hasta el más pequeño píxel— sugieren las transformaciones de los hábitats provocadas por la actividad humana.

La mejor parte: Terra-i “aprende” a medida que analiza, utilizando una red neural para “aprender” cuáles niveles o gamas reales de verde corresponden a qué cantidades de precipitaciones durante el año. El resultado les ofrece a los conservacionistas una vista de los bosques y otros hábitats a lo largo y ancho de todo un continente.
 

2.    Drones

Los drones pasaron rápidamente de la ciencia ficción a un entretenimiento que los aficionados despliegan en el parque. También los conservacionistas reconocieron velozmente las aplicaciones de los drones. La lista de usos es aparentemente interminable. Los drones permiten una visión de las especies silvestres y de los hábitats que no se hubiera logrado nunca con la mera observación.

Utilizados para desde medir los impactos de El Niño hasta  monitorear raras especies de buitres en las remotas estepas de la oriental Mongolia y hasta evaluar los arrecifes de coral del Caribe, los drones han demostrado ser herramientas esenciales para los conservacionistas expertos.
 

3.    Cámaras Trampa

En la actualidad, las cámaras trampa son tan baratas y accesibles que incluso los aficionados a la naturaleza las utilizan para seguirles el rastro a los zorros y mapaches locales. Los conservacionistas las usan en hábitats remotos, lo que les permite monitorear la presencia de especies exóticas de aves y comprender mejor los hábitats de las criaturas nocturnas.

Las cámaras trampa han ayudado a los administradores de tierras a espiar los movimientos de la superpoblación de alces y llevar a cabo inventarios sobre las especies silvestres que se mueven sobre servidumbres de conservación. Con mejoras tecnológicas y conocimiento del campo, algunos practicantes capturan imágenes que rivalizan con las mejores fotografías de la vida silvestre.


4.    Cámaras de transmisión en tiempo real

Las cámaras también les permiten a los naturalistas espiar a las especies silvestres desde sus computadoras, un documental en vivo sobre la naturaleza que se emite las 24 horas del día, los 7 días a la semana. Estas transmisiones en tiempo real incluyen de todo: desde pozos de agua africanos hasta las corrientes de salmones. Pero, sin duda, las más populares son las cámaras en los nidos de aves.

El uso primario de esta tecnología es el de educar al público sobre la vida de las aves, permitiéndoles ver todo, desde la eclosión de los huevos hasta la alimentación diaria. La popular cámara de TNC sobre las águilas pescadoras funciona desde hace cuatro años y continua atrayendo a muchísimos fanáticos, así como también lo hacen similares cámaras para nidos sobre los búhos de cuernos, las águilas calvas, los halcones peregrinos y muchas otras especies.

Existe un lado negativo: esto no es Disney, pero muchos espectadores no hacen esta distinción. La gente se encariña con las aves y, a veces, se horroriza cuando los pichones mueren o un ave rapaz lleva un gato muerto al nido (sí, esto realmente sucedió). Un sorprendente artículo en el periódico Washington Post informa que se están apagando algunas cámaras para nidos por las reacciones violentas que algunas personas tienen con respecto a la vida real.


5.    Bioacústica


 ¿Cómo se puede evaluar con exactitud la biodiversidad en un hábitat remoto y accidentado, como los bosques de Papúa Nueva Guinea? El paisaje sonoro –los ruidos del bosque, incluidos cada graznido de ave y de las ranas o el chillido de insectos– ofrece pistas.

Mediante el uso de equipos de monitoreo de última generación, los científicos graban los sonidos del bosque y luego los analizan. Tal como Justine Hausheer escribe en su exhaustivo blog sobre el tema, “En pocas palabras, mientras más complejo y completo es el paisaje sonoro, más sano es el ecosistema y mayor es la biodiversidad.”


6.    Una “Enciclopedia de Ecosistemas”


¿Cómo saben los conservacionistas cómo se veía un hábitat natural antes de la intervención del hombre –antes de la aparición de especies invasivas, el desarrollo, la extinción de incendios o la tala?

No es una pregunta fácil. Los modelos por computadora ofrecen las respuestas más precisas, y muy pocos han demostrado ser tan eficaces como el conjunto de herramientas dirigidas por TNC conocido como LANDFIRE. La primera función importante de TNC en el proyecto LANDFIRE fue describir cómo se veían y funcionaban “naturalmente” todos los más de 1,800 ecosistemas de los EE. UU.

El resultado fue la primera “Enciclopedia de Ecosistemas” nacional. Se utilizó, en primer lugar, para crear un conjunto de datos llamado  “Pérdida de Vegetación” que comparaba las condiciones actuales de estos ecosistemas con las condiciones “naturales” o “de referencia”

Desde entonces, LANDFIRE ha dado lugar a una asombrosa producción de mapas, y se lo ha utilizado para monitorear las condiciones a lo largo del Sendero de los Apalaches, para mapear los incendios potenciales en todo el país y para comprender el valor del hábitat para los insectos polinizadores en California, entre otras incontables aplicaciones.


7.    Seguimiento Mejorado de las Especies Silvestres

La colocación de radio collares en animales silvestres no es algo nuevo –los biólogos de especies silvestres los han utilizado por décadas. Pero los primeros dispositivos de seguimiento eran grandes y poco confiables.

En la actualidad, los biólogos usan una variedad de tecnologías de seguimiento para recolectar más información y para seguir a una variedad de criaturas más amplia. Las micro-etiquetas o microchips son livianos y permiten que incluso las criaturas más diminutas puedan ser seguidas. Los sábalos, el  bacalao común, el ciervo mulo, las tortugas marinas: se siguen y monitorean los movimientos de estas y otras especies de gran movimiento migratorio. Esto les permite a los planificadores de la conservación seguir migraciones que hasta la actualidad eran misteriosas.


8.    Mapeo de los Bosques con Láseres

Nuevos estudios  realizados por los científicos de TNC demuestran que lidar —una forma de mapear remotamente los bosques con láseres— es una herramienta eficaz y precisa para medir los efectos de la tala de impacto reducido en Indonesia. Aún no es tan rentable como el monitoreo terrestre tradicional.

El proceso consiste en un avión especialmente equipado que vuela sobre una pista forestal al tiempo que envía pulsos de luz y mide la cantidad de tiempo que a esos pulsos les toma rebotar en la vegetación y regresar al avión. Los costos asociados al avión y la tecnología lo hacen costoso, pero si estos disminuyen, será una herramienta de monitoreo increíblemente útil para los conservacionistas.


9.    Análisis de ADN

El ADN no miente. Y la tecnología para analizar el ADN avanzó mucho en la última década, lo que les permitió a los conservacionistas analizar todo con mayor precisión: desde las dietas de las especies silvestres hasta la genética demográfica.

Los resultados impactaron al conocimiento convencional. A modo de ejemplo de sorpresas recientes:

Los bisontes, que se creía que pastaban exclusivamente pastos, en realidad comen una variedad mucho más amplia de plantas de la pradera.

El lobo rojo canadiense, que alguna vez fue considerado un híbrido de lobos y coyotes, ha demostrado que es una especie diferente (pero muchos híbridos de lobo y coyote aún rondan por muchos estados del este de los Estados Unidos).

Los análisis de ADN serán cada vez más importantes para los conservacionistas, ya que los usan para todo: desde comprender las diversas dietas de los herbívoros de África Oriental hasta identificar las especies de garrapatas que llevan consigo las aves migratorias.


10. Ciencia Ciudadana (Sí, esto te incluye a ti)

Una de las innovaciones más útiles en la ciencia de la conservación eres tú –aprovechando tus observaciones y tus habilidades para suministrar información útil.

Identifica hormigas en un picnic. Lleva un registro del avistamiento de aves del vecindario, o de reptiles, o de orquídeas. Apunta más lejos con los perezosos.

Y ni siquiera debes dejar tu computadora. Los científicos también necesitan quién los ayude a examinar la información (muchas veces recolectada por una de las otras herramientas que describimos en este blog). Puedes observar imágenes de cámaras trampa de África, o transcribir notas de historia natural de viejos diarios de campo.

Las aplicaciones y las comunidades online hacen que sea más fácil que nunca compartir la información. No necesitas ser un genio de la informática para ayudar a salvar el planeta — tan solo sal afuera y comienza a mirar.