Las ciudades y la naturaleza en la era de la urbanización

Por Pascal Mittermaier

Para el 2050, se estima que tres de cada cuatro personas en el planeta vivirá en las ciudades, y varias de ellas se instalarán en estos mega centros urbanos. Michael Bloomberg recientemente se refirió a este siglo como la “era de las ciudades.”

Durante 60 años, Sister Cities International [Red de Ciudades Hermanas] ha trabajado en las ciudades, promoviendo el respeto mutuo, la cooperación y comprensión de las diferencias culturales y políticas uniendo a los residentes de las ciudades en lados opuestos del mundo.

Ahora bien, estas relaciones pueden ayudar al mundo a afrontar uno de los más grandes desafíos que jamás hayamos enfrentado: el cambio climático y la sustentabilidad.

Nuestra población global está creciendo y urbanizándose a una velocidad sin precedentes a medida que el clima cambiante exacerba los climas extremos, las enfermedades y la escasez de agua y alimentos.
El panorama asusta, pero no estoy aterrado, porque veo a las ciudades llevar a cabo acciones todos los días.

Los alcaldes están liderando las acciones con respecto al cambio climático, con una agilidad imposible para incluso los gobiernos nacionales con las mejores intenciones. En la COP21 del año pasado, la reunión sobre clima en París, cientos de líderes de ciudades se juntaron para compartir ideas.

Las ciudades siempre han sido los centros de innovación, y hoy, los líderes urbanos están inspirándose unos a otros para alcanzar nuevos y más altos niveles de sustentabilidad.

El uso de la bicicleta ha crecido de un puñado de ciudades europeas a ciudades en todo el mundo. Los parques lineares como el Cheonggyecheon Stream de Segúl, el Rose Kennedy Greenway en Boston o el High Line en Nueva York, que reemplazaron la infraestructura en transporte obsoleta, tienen planificadores para desarrollar el próximo gran parque urbano.

En otros lugares, los microparques, las zonas libres de automóviles, los edificios eficientes en energía y las ciudades inteligentes que utilizan la tecnología para controlar el impacto medioambiental, son noticia y están atrayendo imitadores.

Imaginen tan solo cuánto puede aprender Boston, cerca de mi ciudad, sobre nuevas estrategias de construcción ecológica de su ciudad hermana de Barcelona, España. Imaginen la conversación sobre los desafíos del aumento en el nivel del mar que los líderes de Boston podrían tener con sus ciudades hermanas de Taipei, Taiwán y Praia, Cape Verde.

Asimismo, las ciudades reúnen la completa diversidad de la humanidad. Solo tocando la imaginación y las habilidades de toda la gente podremos forjar un futuro sustentable para nuestro planeta. El siglo de las ciudades puede transformar el modo en el que vivimos en áreas urbanas, por el bien de la naturaleza y para el beneficio de las personas en las ciudades.

Las ciudades necesitan de la naturaleza y la naturaleza necesita de las ciudades. La naturaleza puede proteger a las ciudades de los desastres naturales,  proveyéndoles nuevas soluciones para el manejo del agua, limpiando el aire y enfriando las calles. La naturaleza puede mejorar la vida de los residentes, mejorar su salud y bienestar.

Las miles de millones de personas que viven en áreas urbanas tienen el poder colectivo de cambiar nuestro futuro ambiental, al desarrollar ciudades resilientes, vivibles y florecientes donde la naturaleza sea una parte integral de su vida diaria.

Se trata de un objetivo audaz, pero podemos lograrlo juntos como hermanos y hermanas. Felicitaciones a Sister Cites International por seis décadas de aprendizaje y respeto mutuo: El mundo necesita su espíritu de cooperación más que nunca.