Protección de la Costa y los Océanos

La Corriente de Humboldt es una de las más grandes corrientes marinas del mundo y representa el 20% de la pesca mundial.

Esta como otras pesquerías se encuentra sobre explotada. Por ello, nos vinculamos con pesqueras artesanales e industriales, colaborando con las autoridades, universidades, grupos de pescadores y el sector privado, con el fin de mejorar las prácticas pesqueras y desarrollar modelos de manejo.

En Chile, TNC trabaja junto a los pescadores artesanales para lograr un equilibrio entre dar respuesta a sus necesidades y buscar la conservación de la naturaleza. Hasta la fecha el proyecto ha logrado crear capacidades entre los pescadores y dar trazabilidad a los productos del mar para el acceso a nuevos mercados que valoran la sostenibilidad.

Es así como en mayo del 2014, el Sindicato de Pescadores de Chaihuín instaló en sus botes un dispositivo que permite conocer la trazabilidad de sus productos. Cuatro meses después de su puesta en marcha, realizaron la primera gran entrega con choros zapato, lo que les permitió aumentar su valor comercial en aproximadamente un 40%.

A ello se suma la alianza estratégica entre The Nature Conservancy (TNC) y FIPASUR con el objetivo de fortalecer el trabajo conjunto, la conservación del medio ambiente marino y el fomento de las buenas prácticas pesqueras.

Los próximos pasos son escalar el proyecto Protocolo de Sostenibilidad para el trabajo en las Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB). El objetivo final es guiar a la industria pesquera y los pescadores en sus esfuerzos para establecer proyectos empresariales sostenibles.

El beneficio para la naturaleza es que el protocolo exigirá tanto a compradores como pescadores aplicar criterios de sostenibilidad y las mejores prácticas amigables con la conservación. Junto con ello, creará las condiciones habilitantes para la pesca y el desarrollo sostenible a largo plazo de la ciencia en Chile.


Los inicios: Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos

Chile es uno de los diez principales países pesqueros del mundo. De hecho, la pesca costera bentónica en Chile, compuesta de más de 60 especies de moluscos, crustáceos y equinodermos, se sitúa entre las más abundantes del mundo, con un valor anual de exportación de más de USD $100 millones, lo que convierte a este sector en un pilar económico clave en el país. Sin embargo, este rubro no ha estado exento de dificultades, en la década de 1990, la sobreexplotación de ciertos recursos pesqueros causó una crisis en la vida marina de esta área, particularmente en especies como el loco que es un componente esencial de la pesca chilena.

Como respuesta a la crisis de sobreexplotación, Chile ha implementado innovadores sistemas de cogestión, llamados Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB). Las AMERB aseguran el derecho de explotación de los recursos bentónicos a los pescadores artesanales, mediante el acceso exclusivo a zonas de pesca específicas. De esta manera, las AMERB promueven la responsabilidad directa por cada área de pesca, estimulando la conservación y eliminando la competencia.

Las AMERB, que consideran la división del territorio marino costero y su asignación a sindicatos de pescadores con planes de administración para cuotas de pesca, se enfocan especialmente en el loco, que es el molusco de mayor importancia económica del país.

Chile se ha convertido en líder global en las AMERB, con casi 800 AMERB que involucran a 45.000 pescadores artesanales. Se trata del programa de cogestión más grande del mundo. El modelo AMERB chileno es considerado por muchos como un ejemplo a seguir para transformar las pesquerías costeras del mundo de países en desarrollo, e incluso del desarrollado, de un sistema de acceso abierto a uno de gestión basado en derechos de pesca.

Desde 2003, TNC ha estado trabajando en el sur de Chile para proteger y restaurar los recursos naturales en uno de sus proyectos más valiosos, la Reserva Costera Valdiviana. Actualmente, TNC esta trabajando con la Universidad Austral de Chile, otras universidades nacionales y el Pacific Center for Fisheries Innovation and Sustainable Harvest (PacFISH), un centro para la innovación pesquera formado por TNC y la Universidad de California Santa Barbara (UCSB), para desarrollar herramientas para mejorar la gestión pesquera en esta importante región marina.

El trabajo desarrollado por TNC y PacFISH en Chile representa una oportunidad única para aprender sobre el modelo AMERB, mejorarlo y refinarlo para su aplicación más amplia en la pesca costera. Con este propósito estamos reuniendo la experiencia en cogestión de TNC, UCSB y universidades locales sobre la manera de involucrar al sector privado y conducir procesos de planificación y modelamiento geográfico o espacial.

TNC y PacFISH colaboran estrechamente con los pescadores de las AMERB que ocupan los 40 kilómetros de costa de la Reserva Costera Valdiviana, las agencias gubernamentales locales y científicos chilenos. Estamos trabajando para mejorar la gestión de las AMERB y el diseño de las áreas marinas protegidas que puedan estar asociadas a ellas, establecer áreas de no-pesca —que ayuden a preservar los recursos y reponer las poblaciones de peces y mariscos — en conjunto con AMERB, mejorar los modelos de captura y control cooperativos y restaurar recursos sobreexplotados como el loco y el erizo de mar. En este sentido, TNC estableció una alianza con el Sindicato de Pescadores de Chaihuín que permitirá proteger 22,37 hectáreas de mar en Los Colmillos de Chaihuín. Lo aprendido en Valdivia se puede aplicar en todo el país como en otras partes del mundo.