El Consejo de Conservación de América Latina celebra 5 años de acción para crear un futuro sostenible

El Consejo de Conservación de América Latina (LACC por su sigla en inglés) y The Nature Conservancy (TNC) celebraron cinco años de colaboración para la construcción y promoción de modelos innovadores que equilibran el desarrollo y la conservación de la biodiversidad, al mismo tiempo que satisfacen nuestra creciente demanda de agua, alimentos e infraestructura.

Henry M. Paulson, Jr. y Roberto Hernández, co-presidentes del Consejo de Conservación para América Latina (LACC), dirigieron la reunión anual de este año en Oaxaca, México, para revisar los avances en las colaboraciones innovadoras entre TNC y las organizaciones miembros de LACC durante los últimos cinco años. El Consejo se enfoca en los temas de Seguridad Hídrica, Alimentación Sostenible e Infraestructura Inteligente, y la reunión celebra las soluciones que se están implementando hasta la fecha y propone los resultados para el año 2020 para impulsar los éxitos alcanzados hasta ahora.

"Si se mira hacia atrás objetivamente, se ven 20 fondos de agua... el mapeo de millones de hectáreas en Brasil, incluso mapeo de cuencas enteras para examinar científicamente las concesiones para desarrollar hidroelectricidad en un sistema fluvial", Paulson observó "Se han alcanzado metas realmente impresionantes, pero me preocupa que mientras ganemos importantes batallas  podamos perder la guerra ambiental. Mirar hacia atrás, reflexionar sobre el pasado y pensar en el futuro es justamente el propósito de esta reunión. "El Consejo resolvió aumentar la visibilidad de sus asociaciones público-privadas en el 2017, ampliar la participación y difundir que el desarrollo con la conservación es posible.

Steve Polasky, profesor de Economía Ambiental de la Universidad de Minnesota y miembro de la junta directiva de TNC, expuso a los miembros del Consejo "Un camino factible para un futuro optimista". El estudio, patrocinado por TNC, utiliza bases de datos globales para demostrar que se pueden satisfacer las demandas de agua, alimentos e infraestructura al mismo tiempo que se protege la biodiversidad del planeta. "En las reuniones científicas, la opinión es en gran medida negativa - que las personas están causando la destrucción de la naturaleza y tenemos que aprender a vivir con menos", dijo Polasky. "Cuando empezamos este análisis, realmente no estaba seguro de que, desde una perspectiva científica, hubiese un camino hacia adelante - pero me complace informar que sí lo hay. Aunque no sucederá sin un cambio consciente ". Felicitó al Consejo por sus esfuerzos por desarrollar y promover los modelos innovadores que el mundo necesita para que tanto la gente como la naturaleza puedan prosperar.

Joe Keenan, vicepresidente ejecutivo de TNC y líder en la asociación con LACC, observó: "Ahora podemos ver claramente qué impulsos se necesitan para llevar estos resultados a una escala que realmente importe para el futuro del planeta. La estatura y el compromiso de los miembros de este Consejo nos permiten aspirar a eso ".

Las iniciativas específicas que LACC y TNC están llevando a cabo en América Latina incluyen:

  • Ampliar de 20 a 40 los Fondos de Agua, alianzas público-privadas que canalizan inversiones hacia la protección de las cuencas hidrográficas que abastecen las ciudades de mayor riesgo hídrico de América Latina con poblaciones de más de 1 millón, mejorando la seguridad del agua y la resiliencia ante cambios climáticos, beneficiando a 80 millones de personas y protegiendo 500 mil hectáreas.
     
  • Fortalecer los “Pactos de Crecimiento Verde” (Green Growth Compacts), proyectos que reúnen a agricultores, ganaderos, distribuidores, prestamistas y agencias gubernamentales, identificando áreas para la producción y para la conservación, incorporando practicas sostenibles que aumentan  el rendimiento de la producción y a la vez detienen la expansión en paisajes icónicos como la Amazonia, la Selva Maya y los Llanos de Colombia;
     
  • Promover una planificación de impacto a nivel integral del paisaje, para que América Latina pueda desarrollar la infraestructura de transporte, minería y energía que necesita, optimizando la ubicación de los proyectos para evitar áreas prioritarias de conservación, adoptando las mejores prácticas para mitigar los impactos negativos y dirigiendo los pagos compensatorios para compensar los efectos sobre personas y naturaleza. En Colombia, México, Brasil y Argentina se están llevando a cabo grandes proyectos de cartografía, tecnología e iniciativas políticas.

Los miembros del Consejo coincidieron en América Latina está en condiciones de transformarse en un líder mundial en seguridad hídrica, producción de alimentos sostenibles e infraestructura inteligente. Como parte del trabajo del Consejo, los miembros representantes participan en grupos de trabajo temáticos con el equipo de TNC durante todo el año, brindando asesoramiento técnico, fomentando contactos para reunir socios adicionales, abogando por la adopción de modelos y proporcionando recursos en efectivo y en especie.

El Consejo y sus colegas de TNC concluyeron la reunión reconociendo que el conocimiento de mercado y financiero de los líderes empresariales, combinado con el rigor técnico y el ingenio de los científicos y socios de TNC, son una poderosa combinación para identificar e implementar la próxima generación de ideas audaces necesarias para construir un futuro sostenible para América Latina.