¿Ambientalistas en nuestra vida cotidiana?

Consideremos, por ejemplo, las bolsas de plástico.Como una acción dirigida a reducir el impacto, muchas familias han eliminado por completo el uso de estas. Intentan no utilizarlas nunca. Es un simple paso que todos podemos dar para ayudar a nuestro planeta — ¡sin mencionar lo práctico que es deshacerse del nudo de bolsas amontonadas que no se están reutilizando!

Existen razones bastante convincentes para dejar de utilizar bolsas de plástico:

  • Las bolsas de plástico son los elementos mayormente recolectados en las costas.
  • Cada año, aproximadamente 100.000 tortugas marinas y otros animales marinos son heridos o mueren a causa del plástico en nuestros océanos.
  • En los Estados Unidos, por ejemplo, cada año se recicla menos del 1 por ciento de las bolsas de plástico.
  • No vamos a dar detalles sobre la Gran Zona de Basura del Pacífico y la más reciente, Zona de Basura del Pacífico, pero leer sobre ellas asusta. ¡Una terrible realidad!

PUEDES HACERLO

¿Cómo? Invierte en bolsas de tela que duran varios años. En la actualidad, también puedes comprar bolsas muy económicas y reutilizables prácticamente en todos lados. Si bien no son tan resistentes como las bolsas de tela, también pueden durar unos cuantos años.

Puedes adquirir, también, bolsas de malla o red reutilizables para las compras de productos frescos, aunque notarás que, en ocasiones, no las necesitarás. ¡Las manzanas y las naranjas pueden viajar juntas desde el mercado hasta el recipiente de las frutas en casa!

Si no necesitas mantener cosas cerradas herméticamente, puedes comprar bolsas de plástico más fuertes, pero que podrás usar por años hasta que se rompan por completo. Incluso, ¡puedes reutilizar las bolsas donde viene el pan en rebanadas para conservar algunos productos!

COMPRA TODO LO QUE NECESITES

Cuando vayas al centro comercial, lleva tu propia bolsa para cargar todas tus compras. Si olvidas llevarla, adquiere una bolsa con tu primera compra y pon, en ella, todo lo demás que quepa. Puede que a ti no te guste ir al shopping mall, pero si tienes hijas adolescentes, seguramente a ellas sí — ¡intenta enseñarles este hábito!

LAS VIEJOS HÁBITOS NO MUEREN FÁCILMENTE

A pesar del esfuerzo que podamos hacer para reducir el uso de bolsas de plástico, en ocasiones nos encontraremos en algunos lugares sin nuestras bolsas reutilizables. Sin embargo, advertiremos que, la mayoría de las veces, no las necesitamos. ¿¡Cuántas veces hemos utilizado, sin necesidad, una bolsa para llevar tan solo uno o dos productos!? Es un hábito tan arraigado que ni siquiera lo pensamos. Pero, deberíamos.

Leigh Ann Evans, especialista en Sistemas Web de TNC, nos ha brindado todas estas estrategias que utiliza a diario en su casa con su familia para reducir el uso de bolsas de plástico. Aun así, nos cuenta: “Hay veces en las que utilizo una bolsa una sola vez, y sigo utilizando bolsas de plástico para la basura. Pero intentamos limitar nuestra basura a través del compost y el reciclado”.

Todos los esfuerzos suman y gran parte de la solución está en esas tres palabras: Reducir. Reutilizar- Reciclar.