Infraestructura

El desafío será entonces planificar un desarrollo de la infraestructura que sea “más inteligente” para poder preservar y aprovechar el medio ambiente y los sistemas naturales ricos de la región.

América Latina necesita represas, carreteras, energía, puertos y minas. La inversión en 10 sectores de infraestructura de esta región superará los 37 mil millones de dólares estadounidenses en la próxima década, y traerá riesgos ambientales significativos a grandes extensiones de paisajes poco explotados. Debemos planificar el desarrollo de esta infraestructura de manera "inteligente" para poder avanzar sin agotar los bosques, ríos, pastizales y costas de la región.

Desde TNC, colaboraremos en el diseño de la infraestructura principal para la energía, la minería y el transporte en Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú para evitar, reducir al mínimo o compensar los impactos ambientales negativos de estos proyectos. Para lograrlo, se requerirá de la participación de empresas, gobiernos y agencias financieras en la planificación temprana y científica de los proyectos de infraestructura, equilibrando el desarrollo, la conservación y las necesidades sociales.