Agua

Estamos trabajando para proteger los ríos, los lagos y las cuencas hidrográficas y para transformar la manera en la que administramos las reservas limitadas de agua y desarrollamos sistemas fluviales. Nuestras acciones buscan, además, inspirar a la gente a involucrarse en este camino.

Nuestro planeta está afrontando una presión sin precedentes a causa de la demanda mundial de alimento, de energía y de bienes materiales. El agua se encuentra en el centro de esta crisis. A pesar de que las soluciones tradicionales —tales como la construcción de represas, embalses y otras clases de infraestructura— intentan satisfacer estas necesidades, resultan ser demasiado onerosas e insostenibles por sí solas.

Sabemos que América Latina tiene un tercio del agua dulce del mundo. Sin embargo,  millones de personas de esta región enfrentan una creciente escasez de agua debido al cambio climático, la deforestación, las prácticas de agricultura y ganadería no sostenibles, y la contaminación. Instamos a las ciudades a aumentar la seguridad hídrica y a buscar formas de adaptarse al cambio climático.

En TNC creemos que integrar soluciones naturales, además de la adopción de mejores prácticas agrícolas, puede ayudarnos a lograr ahorros significativos en los costos así como a obtener el beneficio invaluable de una mayor cantidad y mejor calidad de agua.  Al trabajar con todos los sectores, podemos cambiar fundamentalmente la manera en que el mundo administra el agua y proteger este recurso vital para la gente y la naturaleza.

Por lo tanto, en TNC, utilizaremos la naturaleza para ayudar a asegurar el agua potable en 40 de las ciudades latinoamericanas de mayor riesgo hídrico. Mediante nuestros Fondos de Agua reuniremos a los principales usuarios de agua tanto de los sectores públicos y privados como de  la sociedad civil para invertir en la protección y restauración de los bosques, pastizales y humedales, ya que estos son esenciales para el buen funcionamiento de las cuencas. Estas soluciones naturales –llamadas infraestructura verde—mejorarán la cantidad y calidad del agua para las ciudades.