Venezuela
El Mar Caribe

cayo_pirata_en_los_roques_venezuela_por_hugo_arnal_wopa051021_d121


Venezuela
tiene soberanía y uso exclusivo de recursos naturales costeros, marinos y oceánicos en más de 500,000 kms2 en el Mar Caribe y el Océano Atlántico y cuenta con más 4,000 kilómetros de playas, 300 islas, islotes y cayos de gran importancia para la industria turística. El Caribe es fuente principal para la industria pesquera industrial y artesanal dedicada a la explotación de camarón, langosta y peces de arrecife, actividad que sostiene la vida de miles de pescadores y sus familias.

En esta área están representados algunos de los principales ecosistemas marinos del Caribe como las praderas de pastos marinos, manglares y el 98% de todas las especies de coral encontradas en el Atlántico, incluyendo los críticamente amenazados corales cuerno de alce y abanicos de mar.

Los arrecifes y otros hábitats marinos superficiales como praderas marinas, playas, manglares y acantilados así como condiciones oceanográficas favorables lo convierten en hogar ideal para cerca de 450 especies de peces incluyendo muchas de valor comercial como pargos, meros y langostas espinosas, así como tortugas marinas amenazadas de extinción como la tortuga carey, laúd, tortuga boba y la tortuga verde y mamíferos marinos como las ballenas jorobadas, delfines y manatíes.

Mar Caribe venezolano

La principal actividad económica de la República Bolivariana de Venezuela es la explotación y refinación de petróleo para exportación y para el consumo interno. De acuerdo con el informe operacional financiero de PDVSA, a septiembre de 2008 las reservas certificadas de petróleo estaban calculadas en 152 mil 561 millones de barriles. El Mar Caribe venezolano se convierte en una importante reserva de petróleo y gas para el país.

En 2004, la estatal petrolera PDVSA contactó a la Universidad Simón Bolívar y el Instituto de Tecnología y Ciencias Marinas - Intecmar - para que junto con TNC desarrollaran un trabajo de identificación de áreas prioritarias de conservación de la biodiversidad en el Mar Caribe venezolano con el fin de incluir dicha información en el ciclo de negociación de las concesiones petroleras costa fuera. La idea era incluir estas consideraciones de biodiversidad para que las compañías petroleras conocieran de antemano cuales áreas no serían susceptibles de explotación debido a su importancia biológica y establecieran protocolos y mejores prácticas para disminuir el impacto sobre el océano.

TNC y sus socios desarrollaron un completo trabajo que dio como resultado la identificación de áreas de conservación marino costeras a lo largo del Caribe venezolano y la identificación de “objetos de conservación” como sitios de anidación de aves, áreas de agregación de peces, rutas de migración marina, así como áreas de importancia pesquera.

PDVSA está sugiriendo a las compañías petroleras que sigan la metodología desarrollada por TNC y sus socios en los procesos de sísmica y exploración y eviten sitios altamente biodiversos o de importancia social. A la fecha algunas compañías han iniciado el trazado de oleoductos con base en este estudio y han desviado o adaptado la infraestructura para minimizar su impacto sobre la naturaleza.

El estudio de Biodiversidad Marina del Caribe Venezolano sentó las bases para la identificación de prioridades de conservación en Paria y la Fachada Atlántica en bloques de exploración petrolera, donde TNC y sus socios, además, apoyaron la identificación de sitios de importancia pesquera tanto artesanal como industrial así como la participación comunitaria en la toma de decisiones de conservación.

Créditos fotográficos (izquierda a derecha, de arriba a abajo): Cayo Pirata en Los Roques, Venezuela © Hugo Arnal; Lanchas en Chichiriviche en el Mar Caribe, Venezuela © Mark Godfrey/TNC; Zalophus californianu en Isla Espiritu Santo © Mark Godfrey/TNC; Aves en las costas del Peru. © Walter Wust.