Perú
La bendición del agua en el desierto costero de Perú

lomas

por Marcela Torres 

Si encontrar agua en el desierto es una bendición, entonces Atiquipa realmente está bendito. Ubicadas en medio del desierto costero de Perú, las lomas de Atiquipa brotan cada año entre julio y noviembre. Las lomas son como bolsones de vegetación esparcidos por el desierto peruano.

¿Cómo encuentran las plantas de las lomas suficiente agua para sobrevivir? Durante el invierno y la primavera de Perú, una densa niebla entra desde el Océano Pacífico y cubre los cerros que ondean a lo largo de la costa de Atiquipa, donde se condensa y proporciona humedad que nutre estos parches de frondosa vegetación. Esta niebla también da sustento a los miembros de la comunidad local que la capturan en mallas para recolectar agua para beber y para regar sus cultivos.

Biodiversidad importante

Los ecosistemas de lomas están esparcidos como oasis de vegetación a través de los desiertos costeros de Perú y Chile. Atiquipa tiene el bosque de lomas mejor preservado en Perú, cubriendo más de 42.000 hectáreas, y es un área importante para la conservación de flora y fauna. 

Las lomas albergan unas 350 especies de plantas. De éstas, 44 son endémicas incluyendo el casi extinguido árbol arrayán (Myrcianthes ferreyrae), tres tipos de cáctus (Eulychnia ritteri , Echinopsis chalaensis and Pygmaeocereus familiaris), y dos tipos de flores campanilla (Nolana inflata and Nolata aticoana). La especie más común en las lomas es el árbol nativo conocido como Tara (Caesalpinia spinosa), cuyas vainas y semillas son usadas para producir ácido tánico y goma para mercados nacionales e internacionales.

La vida silvestre también es abundante en este ecosistema, particularmente durante la temporada de niebla, e incluye especies tales como:

  • el venado de cola blanca (Odocoileus virginianus sp.),
  • el zorro gris (Pseudalopex griseus),
  • el guanaco (Lama guanicoe),
  • un ratón endémico (Calomys sp.),
  • una especie endémica de escorpión (Orobothriurus atiquipa), y
  • más de 80 especies de aves, incluyendo el fringilo apizarrado (Xenospingus concolor).

El pastoreo sin manejo y las actividades mineras informales son las principales amenazas a este hábitat. Los campesinos locales usan las lomas como forraje para sus vacas, cabras y ovejas. La minería a pequeña escala es practicada en tierras privadas adyacentes a las lomas, ocasionando erosión en las laderas que a su vez contamina los escasos cursos de agua.

Patrimonio cultural 

Además de su rica biodiversidad, las lomas de Atiquipa también albergan importantes restos culturales que atraen a una creciente cantidad de turistas. Las lomas se ubican cerca de Puerto Inca, uno de los sitios arqueológicos más importantes de la costa peruana. Puerto Inca es un complejo arquitectónico con varios colcas o bodegas para guardar alimentos.

Las lomas proporcionaban caza, frutos y semillas a los antiguos habitantes de Puerto Inca, quienes complementaban su dieta con recursos marinos tales como pescados y mariscos que eran distribuidos a través del Gran Camino del Inca (Capaq Ñan, en lengua Quechua), el cual bordea las lomas rumbo a Cusco, que era el centro político y administrativo de la cultura incaica.

¿Qué está haciendo TNC? 

A partir de este año, The Nature Conservancy (TNC) se está asociando con la Universidad Nacional San Agustín (UNSA) en Arequipa, la Asociación Yaku Allpa, la Comunidad Campesina de Atiquipa y el Servicio Nacional de Areas Naturales Protegidas de Perú (SERNANP) para ejecutar un proyecto de tres años que busca la conservación y restauración ecológica de las lomas y el desarrollo de un manejo comunitario de los recursos naturales en Atiquipa, beneficiando a 80 familias.

Juan José Rodríguez, Coordinador del Proyecto de Costas y Desiertos de TNC, explica que el proyecto se basa en las exitosas actividades previas de conservación y restauración realizadas con participación comunitaria y que “busca asegurar legalmente la conservación de las lomas de Atiquipa, incrementar la eficiencia en la obtención de agua de la niebla al mejorar el diseño de las redes atrapa-nieblas y apoyar actividades económicas tales como la producción de olivos o tara”.

TNC también contribuirá al desarrollo de actividades económicas sustentables tales como el ecoturismo ligado al rico patrimonio cultural del área, mediante la capacitación de miembros de la comunidad local como guías turísticos y personal de servicios (para transporte, alimentación y alojamiento). Percy Jiménez, investigador de la UNSA y líder del proyecto, está optimista “porque tenemos amplio conocimiento de cómo funciona este ecosistema y contamos con el apoyo y la participación de la población local, que a su vez es dueña de las Lomas de Atiquipa.”

Créditos fotográficos (izquierda a derecha, de arriba a abajo): (arriba a abajo, izquierda a derecha): Lomas con vegetación en Atiquipa, Perú © Juan José Rodríguez/TNC; guanaco (Lama guanicoe) © Bridget Besaw; Diuca © Steffen Reichle/TNC.