Ecuador
Conservación impulsada por la adrenalina

ecoturismo_ecuador1

Por Cara Goodman y Diego Ochoa
In English

Cubiertos por gramas ambarinas y bañados con la luz clara y blanca del sol andino, los páramos ecuatorianos y sus volcanes han permanecido casi inmodificables durante miles de años.

Y Jorge Pérez, director de la Fundación Páramo y socio de TNC, piensa mantenerlos así.

Con 5.896 metros de altura, el Cotopaxi es actualmente el volcán activo más alto del mundo. A través de la promoción de actividades de ecoturismo como "canopy," escalada en roca, bicicleta de montaña y cabalgatas, Jorge Pérez y los otros miembros de la Fundación Páramo están determinados a apoyar la conservación en el área y proteger los bosques nublados, páramos, y humedales de los Andes.

“¡Qué suerte haber nacido aquí! Quiero que los nietos de mis nietos tengan la oportunidad de ver lo que yo veo. Esa es una de las cosas que me motiva a proteger esta tierra. Quiero que otras personas vean también, esta belleza, esta naturaleza, este espacio."

El Ecoturismo protege la naturaleza y mejora las vidas

Cotopaxi y los bosques y páramos que lo rodean están protegidos por el Parque Nacional Cotopaxi; la Fundación Páramo, una organización local de personas cuyas propiedades se localizan en la zona de amortiguación, ayudan a aislar al parque de amenazas como la deforestación, sobrepastoreo, caza ilegal y polución.

“Fundamos nuestra organización porque entendemos que para que continúen viniendo las personas, tenemos que mantener la naturaleza en buen estado. Una de las formas que estamos empleando para conservar este lugar es el ecoturismo,” dice Pérez.

“TNC cree en soluciones innovadoras a los problemas de la conservación. Nuestro trabajo no se trata de proteger a la naturaleza de las personas o ponerla fuera de su alcance,” dice Verónica Arias, representante de TNC en Ecuador.

“La Fundación Páramo tiene una visión similar,” continua. “Juntos, estamos trabajando para hacer que la naturaleza tenga un verdadero significado para las personas, para que protegerla se convierta en su propio interés.”

Desde 2002, TNC y la Fundación Páramo han trabajado juntos para conservar páramos y bosques nublados montanos de Ecuador empleando una sorprendente variedad de estrategias:

  • Con el apoyo de TNC, la Fundación Páramo equipó a rancheros locales tradicionales, o chagras, con cámaras para monitorear las áreas y disminuir la presión de cazadores y pescadores. Aunque en algunas áreas es permitida la pesca, muchas veces se hace con técnicas muy agresivas que destruyen todo a su alrededor. La presencia de los chagras desalienta a los cazadores a ingresar ilegalmente al área.
     
  • Los propietarios de Fundación Páramo han contratado a los chagras por su conocimiento profundo del área y por su fuerte conexión con la tierra. Los chagras han recibido entrenamiento especial en conservación, los impactos del calentamiento global, ecoturismo y manejo de aguas y tierras. Montados a caballo, ‘navegan’ los páramos como guardias de las tierras que hacen parte de la zona de amortiguación del Parque Nacional Cotopaxi.
     
  • TNC y la Fundación Páramo colaboran con los ministerios de turismo y ambiente en el diseño, construcción, y equipamiento de un nuevo Centro de Visitas en el Parque Nacional Cotopaxi. El parque recibe más de 100.000 visitantes al año y es el segundo más visitado del país, sólo superado por las Islas Galápagos. Ya se inició la construcción, y se espera que sea terminado en el 2009.
     
  • Asimismo, TNC y la Fundación Páramo, junto con ambos ministerios, construyen nuevos senderos en el Parque Cotopaxi, incluyendo un circuito de dos kilómetros alrededor de la Laguna Limpiopungo, famoso humedal andino donde se puede observar al cóndor andino (Vultur gryphus) y la bandurria de la puna (Theristicus branickii). Se está renovando la señalización en el parque lo que ayudará a los visitantes a mantenerse en el camino y reducirá los impactos de la presencia humana en el páramo.

"Es importante que vean como se usa el dinero"

Las actividades turísticas y de aventura que tienen Jorge y los otros propietarios proporcionan un viaje emocionante e impresiones inolvidables a los turistas. Pero igual de importante para Jorge es la visita que sus huéspedes hacen al Parque Nacional.

“Los turistas pagan por visitar el Cotopaxi,” dice Jorge. “Por lo tanto, es significativo que aprenden algo sobre su importancia, y que sientan que han tenido una experiencia que valía la pena vivir. Es importante también que vean como se usa el dinero que pagan por la entrada. Eso los motiva a volver, no solo al Cotopaxi, sino a los parques nacionales alrededor del mundo.”

Aprende más sobre Fundación Páramo, socio de TNC, y su enfoque aventurero de conservación.