Brasil
Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba

guaraquecaba1

Once años después de haber sido lanzado como uno de los primeros proyectos de Secuestro de Carbono y Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Brasil, el Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba continua celebrando todos sus éxitos, incluso la conservación de la biodiversidad y los beneficios para las comunidades locales.

Siendo en realidad un grupo de tres proyectos de carbono forestal en tres reservas diferentes, el proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba se hizo posible gracias al trabajo de TNC junto con la Sociedad para la Investigación de la Vida Silvestre y la Educación Ambiental  - SPVS - así como también, gracias a las inversiones realizadas por General Motors, Chevron y American Electric Power. SPVS es propietaria de las tres reservas y responsable de poner en práctica el proyecto.

Aunque cada día se establecen más proyectos de carbono y de REDD en todo el mundo, el proyecto de acción climática de Guaraqueçaba fue uno de los primeros en Brasil y establecido en un momento en el que pocos sabían qué era un proyecto de carbono forestal. El proyecto ha disminuido las emisiones de carbono y eliminado el carbono de la atmósfera con éxito, mientras brinda enseñanzas valiosas para futuras actividades de REDD.

Pioneros

“Estamos muy orgullosos de haber estado al frente de los proyectos de secuestro de carbono y deforestación evitada, no sólo en Brasil, sino en todo el mundo”, afirmó Miguel Calmon, que se ha involucrado en el proyecto de Guaraqueçaba desde su inicio y ahora ayuda a liderar el Pacto por la Restauración del Bosque Atlántico.

“El camino no ha sido sencillo, tuvimos que aprender muchas lecciones; el camino realmente nunca había estado marcado”, continuó Calmon. “Sin embargo, establecimos un proyecto in situ que continúa mitigando las emisiones de carbono diez años después de haber comenzado".

Resultados: Carbono

Al evitar la emisión de aproximadamente 370.000 toneladas de carbono manteniendo los sitios existentes bien protegidos de la Selva Atlántica y eliminando 860.000 toneladas de carbono a través de la reforestación y la colaboración en la regeneración natural, el Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba proporcionará 1,2 millones de toneladas de beneficios de carbono durante su período de vida de 40 años.

Ya que casi el 20 por ciento de las emisiones de carbono globales surge de la deforestación, TNC ha establecido diversos proyectos en todo el mundo para reducir las emisiones por deforestación y degradación y también restaurar los bosques tropicales y su capacidad de eliminación de carbono de la atmósfera.

Resultados: Conservación de la naturaleza

Aunque está reduciendo el carbono atmosférico a 1,2 millón de toneladas, el Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba no se trata sólo de cambio climático: también se trata de preservar uno de los últimos parches viables del bosque tropical con mayor peligro de extinción del mundo: el Bosque Atlántico.

Sometida a la deforestación para el desarrollo urbano, la agricultura y la ganadería durante cientos de años, el Bosque Atlántico, que se compara con la región amazónica en biodiversidad, se ha reducido al 7 por ciento de su tamaño original.

En los alrededores del Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba, las imágenes satelitales muestran claramente que las selvas están siendo arrasadas por el pastoreo del búfalo de agua asiático y la introducción de pastos africanos invasores. Con las áreas del proyecto protegidas en tres reservas diferentes, los sitios de la Selva Atlántica que de otra manera se hubieran destruido se están conservando y restaurando, y el carbono se está almacenando en lugar de liberarlo.

El proyecto también ayuda a que el Área de Protección Ambiental de Guaraqueçaba conserve más de 283.000 hectáreas de Selva Atlántica altamente vulnerable, preservando el hábitat de miles de especies de plantas y animales, que incluyen jaguares, pecaríes de hocico blanco, tapires brasileños, cientos de especies de aves y más de 1.000 especies de plantas.

Además de crear varias reservas nuevas y proteger los par de el Bosque Atlántico, el proyecto de Guaraqueçaba también está restaurando la Selva Atlántica plantando especies de árboles autóctonos y ayudando a que la selva se regenere naturalmente. En once años de proyecto, se han plantado 650.000 plantas en 1.500 hectáreas, con un adicional de 17.000 hectáreas que son administradas para la deforestación evitada.

Resultados: Comunidades

El Proyecto de Acción Climática de Guaraqueçaba demuestra que lo que es bueno para la naturaleza también es bueno para la población.

“Fue muy importante para nosotros asegurarnos de que la población local ayude a mantener en pie las selvas de los alrededores de Guaraqueçaba”, dijo Calmon. “Todos deben trabajar de alguna manera, así que si no puedes cultivar o criar ganado, ¿cómo puede ganar dinero tu familia? Es por ello que nosotros, junto a nuestros socios, hemos involucrado a los miembros de la comunidad en emprendimientos sustentables que generan ingresos”.

El proyecto también ha brindado empleo directo a 45 personas locales. Ha apoyado el establecimiento de empresas locales de miel, cultivadores de bananas orgánicas, operaciones de ecoturismo y cooperativas de artesanías y camisetas dirigidas por mujeres.

Además de crear trabajo e ingresos locales, el proyecto también apoyó la construcción de un Centro de Educación Ambiental, que ya ha informado a más 8.000 visitantes sobre la importancia de la Conservación de la Selva Atlántica y la eliminación del carbono. Al agregar aproximadamente dos millones de dólares a los ingresos de las dos municipalidades involucradas (Antonina y Guaraqueçaba), el proyecto ha permitido que estos pueblos reciban beneficios fiscales por la preservación de selvas nativas que ahora se pueden reinvertir en la construcción de comunidades más fuertes.

“Mira, la naturaleza es buena para la población, y la población es buena para la naturaleza”, afirmó Calmon. “El mundo necesita más personas como las comunidades con las que trabajamos en Guaraqueçaba para ayudar a proteger las selvas tropicales y reducir las emisiones de carbono a la atmósfera. Y debido a que disponen de formas rentables de mantener la selva en pie, las comunidades de Guaraqueçaba están felices de ayudar a conservar sus tierras verdes y saludables durante las próximas décadas”.

Créditos fotográficos (izquierda a derecha, de arriba a abajo): © Scott Warren; © Marci Eggers/TNC; © Scott Warren; © Marci Eggers/TNC; Tracajá. © Fábio Maffei; Artefactos antiguos de los Noongar © Ami Vitale.